Skip to content

Ramón Chao propone caminar por el ´París Rebelde´.

15 julio, 2008

Junto a Ignacio Ramonet, el periodista y escritor ha recuperado la historia rebelde de París en una particular guía de viaje.

París, ciudad desobediente por excelencia. Cuna de las barricades, urbe de los indóciles. Durante veinte generaciones, reformistas convencidos han inspirado, perpetrado, sus utopías en la capital gala; grabadores todos ellos -Loyola, Rimbaud, Marx, Engels, Guevara, Lenin, Cortázar, Freud…- de una canallesca biografía que revela centenares de nombres propios.
Consumidas cuatro décadas desde la lluvia de adoquines que transformó el mundo, Ramón Chao e Ignacio Ramonet han querido rendir su particular homenaje a la metrópoli más soliviantada de la historia, “al centro internacional de la Revolución”. Y han rescatado para ello su currículo, para trazar después un mapa humano-geográfico (en forma de tres itinerarios) que localiza a los protagonistas y los rincones donde éstos tramaron o ejercieron sus urdimbres. Mañana -20.30 horas, librería Àgora- el más veterano de esta “pareja de hecho intelectual” presentará París Rebelde. Guía política y turística (Debate).
-Del centenar de insurgentes retratados en el libro, sólo cinco están vivos: su hijo Manu, Chomsky, el Subcomandante Marcos, Daniel Mermet y Danielle Miterrand. ¿Es sintomático?
-La guía visita veinte generaciones desde el siglo XV. Creo que cinco nombres es buen número, esperanzador, una media que me gusta. Ha sido una lástima no haber podido incluir en la guía a ningún mallorquín. Sólo encontramos a Ramon Llull, pero apenas estuvo en París.

-¿Y Miquel Barceló?,
-Miquel Barceló es un genio que ya forma parte de la historia de la pintura. Pero no es un revolucionario, pues fácilmente se pueden citar sus precedentes. Al igual que Picasso, tiene la habilidad de hacerlo todo mejor que los demás.

-­¿La de las mujeres, aún en curso, es la última Gran Revolución?
­-Sí. La liberación de la mujer, sus inicios, fue uno de los grandes logros del mayo del 68. Antes, por ejemplo, no podían viajar al extranjero sin el permiso de sus maridos. Después, aborto e igualdad. A las mujeres, hoy, superiores, y no sólo en número, se les deben brindar más posibilidades. No todo lo que se está haciendo ahora implica solución.

-¿Quedan más causas pendientes que rebeldes comprometidos?
-Es cierto que hay muy poca revolución. El capitalismo y el neoliberalismo acontecen triunfantes y el Imperio americano, declinante, nos arrastra con ellos en su descenso. Pero todavía existe resistencia, proyectos que sugieren nuevas posibilidades de progreso. América Latina es la gran esperanza.

-Las revoluciones de ahora son más egoístas. Cada uno hace la guerra, la huelga, por su lado.
-Es algo que ha ocurrido siempre. Marx y Lenin, defendían intereses de carácter internacional; Stalin, por ejemplo, no. Es cierto que ahora resulta muy difícil lograr la unión, el elemento que da la fuerza. Es algo que no interesa al neoliberalismo. Haría falta una gran catástrofe, como podría ser el hundimiento del capitalismo, para que esto llegara a suceder. O implantar una dictadura ilustrada.

-¿Qué revoluciones pendientes se deben priorizar?
-Se debe comenzar por apuntalar las revoluciones que se están intentado hacer; por ayudar a Cuba, Venezuela, Ecuador. O a la asediada Bolivia.

-Ramonet-Chao. Han pagado un precio muy alto por dar otra versión de la realidad cubana y venezolana. ¿De qué se les acusa?
-El neoimperialismo, los grandes propietarios, tiene en sus manos a todos los medios de comunicación. Es inadmisible que alguien escriba contra sus intereses; obligatorio diabolizar a Castro y a Chávez, de los pocos que luchan y vencen al neoliberalismo.
-Vienen insistiendo en la presumible caída de Estados Unidos. ¿A pesar de un posible Obama?
-Si finalmente sale elegido será gracias a los emporios. A ellos les interesa tener a un presidente seminegro que aporte un tinte ´progre´; parecido al que tenemos aquí con Zapatero, aunque que no deje de firmar las leyes tiránicas europeas. Es cierto que si gana Obama habrá muchas más concesiones a las nuevas costumbres, pero en los aspectos económicos se seguirá haciendo lo mismo.
-Europa, París, ya no parecen tan revolucionarias.
-Europa lleva el camino de convertirse en la sucursal de Estados Unidos, en el centro del neoliberalismo. La revolución, ahora, pasa por ayudar, de verdad, realmente, a los países más pobres.

CARLES MULET. PALMA.

Publicado en El Diario de Mallorca. Cultura. Martes, 15 de julio, 2008

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: