Skip to content

Roland Barthes y Mano Negra

12 junio, 2010

Un día se me ocurrió hacerle una entrevista a Roland Barthes para Triunfo. Hablamos largo y tendido, y al final, habiendo apercibido un piano en el cuarto le pregunté si sabía tocar. Lo hicimos a cuatro manos, y me di cuenta de que le aventajaba menos en esto. Le dije que llevaba quince años sin poner las manos teclado. No se preocupe, me dijo, la música se le ha quedado dentro y le sirve para toda la vida, pero debería tocar al menos media hora diaria.

Dicho y hecho, salgo de su casa y me voy a buscar un piano, que llega a la mia diez dias después; un Pleyel de cola de una sonoridad maravillosa. Mis hijos, de siete y nueve años, que ignoraban esa facultad de su padre, quedaron boquiabiertos. ¿Queréis aprender? Les di clases durante dos años, hasta que mi mujer me advirtió de que me estaba convirtiendo en mi padre. Se acabó el piano, les dije, pero habréis de seguir con la música. ¿Qué queréis aprender? Manu me dijo que la guitarra, y Antonio la batería. Sí; pero tendréis que ir al conservatorio. Fueron durante dos años al de Chaville, y al cabo se me manifestaron con pancartas: para lo que queremos, no necesitamos más conservatorio. Empezaron a formar grupos, y  por eso digo que Mano Negra nació gracias al gran semiólogo Roland Barthes.

One Comment leave one →
  1. Jonathan permalink
    20 agosto, 2011 1:15

    Muy buena la anécdota. Abrazo desde Argentina. Jonathan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: