Skip to content

Tan cerca del aire

8 enero, 2011

Tan cerca del aire, Gustavo Martín Garzo. Plaza & Janés, 2010 ISBN: 9788401339028

Sicólogo de profesión, el vallisoletano Martín Garzo no se considera un hombre de letras. Tuve que descubrirlo en 1994, cuando le dieron el Premio Nacional de Narrativa por ‘El lenguaje de las fuentes’. Se convirtió en autor inconfundible por su forma de abordar el amor entre una Virgen María dulce y manca bien alejada de la tradicional concepción inmaculada y la virginidad maternal; y un José derrengado por la edad y las magulladuras causadas por los años.

Revelación tardía para mi, pues Martín Garzo ya llevaba dos novelas muy apreciadas en círculos minoritarios, hasta que en 1999 ganó el Premio Nadal por ‘Las historias de Marta y Fernando’ y el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por ‘Tres cuentos de hadas’.

Desde entonces se le reconoce enseguida por sus temas y su estilo.

La novela que ahora nos ocupa surge del relato que su madre le leyera de niño: “Encuentro a mi madre en la cocina. Sola, tan abstraída en la lectura que no repara en mí. Parece en medio de un círculo encantado, y me detengo a mirarla.(…) Tiene los ojos llenos de luz, y en sus mejillas hay un leve rubor. Le pregunto qué esta leyendo y me dice que una novela, “El caballero de los brezos”. Una novela de amores desgraciados. Esas son sus palabras, “amores desgraciados”, pero en su rostro hay una decidida expresión de felicidad, como si me ocultara algo, algo que no quiere o que no puede decirme porque, al fin y al cabo, sólo soy su hijo, es decir un niño pequeño que no puede entender el corazón de una mujer, las alucinaciones de sus horas solitarias y amargas”.

Más tarde Martín Garzo supo que en realidad se trataba de un pasaje de “Cumbres borrascosas” de Emily Brönte. De forma semejante, “Tan cerca del aire” sale de las narraciones que Doña Paula refería a Jonás, un joven cartero, sobre la mágica historia de amor de sus padres, ya fallecidos. Así, al conocer la naturaleza de sus orígenes, Jonás descubre su propia identidad, y deberá enfrentarse a la eleccion entre destino y amor.

El valor particular de este libro reside en su ligera locura, en la extraña fantasía que domina los paisajes, los animales, las personas y cosas. Aquí la vulgar realidad salta en añicos y el sueño vuela hacia espacios en los que, gracias a la complicidad del lector, los humanos pueden amar a gráciles garzas y otras situaciones asombrosas. Son elementos presentes en toda la obra de Martín Garzo, buen conocedor de Lewis Carroll y Alvaro Cunqueiro. Como ellos, ha sabido reflejar el mundo infantil, libre y sin piedad por las conformidades y tradiciones sociales.

Ramón Chao

Publicado en Le Monde Diplomatique

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: