Skip to content

Fraga lo hizo

1 agosto, 2011

Ahora que tanto se habla de mi paisano, quiero resaltar una acción suya meritoria para el franquismo y el neoliberalismo, y por consiguiente, nefasta para las libertades y la democracia.

En la Guerra Civil Española, además del frente bélico, existió otro no menos importante, el periodismo.La prensa y la radio fueron utilizadas como medios de propaganda de alta intensidad.

En 1938 se aprueba la Ley de Prensa elaborada por Serrano Suñer y el Caudillo, quien ya soñaba con dejar todo atado y bien atado. Junto a la censura previa, aparecen tres creaciones periodísticas que tendrán una importante repercusión: la Delegación Nacional de Prensa y Propaganda (1937), Radio Nacional de España (1937) – en las que colaboraron activamente los alemanes e italianos -, y la Agencia Efe (1939).

En esta situación, que duró hasta bien entrada la seudo paz, fui protagonista y víctima en varias ocasiones.

Al final de los años 1960 me hice cargo de la suplencia de Angel Rosseló, corresponsal de RNE en Francia. El dictador acababa de proponer a Juan Carlos como su sucesor con el título de Rey. Habríamos de realizar un multiplex con los delegados de Roma, Londres, París y Nueva York, bajo la batuta,  empuñada desde Madrid, por el notorio falangista Victoriano Fernández Asís. -¿Qué se dice de esto en París, Chao? –Nada, aquí no se comenta. –Hombre, algo habrá ¿no? – Pues yo no encontré nada. Nunca más me llamaron; sólo me quedó el derecho al pateleo, que no ejercí. 

En 1968 estalló el Mayo francés. Yo conocía a Cohn Bendit y otros dirigentes del movimiento, de modo que publiqué varias entrevistas en El Alcázar (del Opus dei aperturista entonces), del que era corresponsal. La Hermandad de Defensores del Alcázar se reapropió y yo de patittas en la calle. Esta operación había sido guiada por Fraga Iribarne, a quien, ya en movimiento, se le ocurrió el arma total exterminadora.

Hubo un momento, al final de los años 1960, en que Fraga se disfrazó de demócrata, suprimiendo la censura: como los censuores era demasiado zafios e incultos, don Manuel recurrió a la censura penal. La ley fue redactada por Pío Cabanillas, gallego fino (¡me salió un pleonasmo!).

El director de la revista “Triunfo”, José Angel Ezcurra, recurre a la parábola de la alambrada para explicar dicha ley: Todo periodista, todo director de publicación tenía libertad para esccribir y publicar lo que le petara, pero cualquier individuo o institución podrían llevarlo a los tribunales. Es decir, antes existía un campo de minas protegido por alambradas, y el Gobierno retiró las alambradas. Con esa pirueta jurídica acabaron con “Triunfo”.

Y esa evolución sigue ahora hacia el poder supraestatal. Ahora mandan las empresas, los propietarios. Como el de“La Voz de Galicia”, que se distinguió hace años quitando y poniendo directores, algunos de la familia, y dando coces hasta proscribir a colaboradores no gratos. Parafraseando una publicidad capitalista, “Franco lo soñó y Fraga lo perpetró”.

Ramón Chao. Radio Chango, Febrero, 2009

One Comment leave one →
  1. Maxi permalink
    3 agosto, 2011 16:51

    Buscando info reciente me encuentro afortunadamente con el blog del padre, ¡qué manera de comenzar el día!

    Un gran abrazo y ya mantendré su espacio en favoritos. Saludos desde Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: