Skip to content

El año de Mozart

8 noviembre, 2011
tags: ,

Cuando yo tenía diez años detestaba a Mozart. Me resultaba imposible interpretar como era debido su Sonata llamada fácil , en do mayor, que cualquier principiante machacaba con jactancia. Yo no era capaz, y eso que mi repertorio ya se componía del Minueto de Paderewski ou el Vals n° 10 de Chopin, entre otras piezas mucho más difíciles, y hasta me llamaban « el Arturito Pomar del piano ». Pero con Mozart no podía. Ni siquiera la Marcha turca.

De adolescente prefería las evidentes profundidades de Beethoven ou Liszt, o el lirismo geométrico de Juan Sebastián Bach. Hube de alcanzar los cuarenta años para descubrir la divinidad del ángel de Salzburgo gracias a sus óperas italianas, y en particular, no me lo van a creer ustedes, a l’arietta “L’ho perduta” de “Las bodas de Figaro”, en la película Kaos de los hermanos Taviani.

Después, con el piano medio abandonado, Mozart es mi guía y modelo, aspiro a elaborar une escritura que acaricie sin oprimir, cuya sencillez aspira a trasmitir un mensaje trascendental domo el de la Sonata fácil. Uno siempre tiene que aspirar hacia lo inalcanzable, y me consuelo (es un decir) con el juicio del gran pianista Arthur Schnabel : « Mozart es demasiado fácil para los niños y demasiado difícil para los artistas. »

Este año se celebra el 250 aniversario de la muerte de Mozart, y además de conciertos, festivales, reediciones de obras y conferencias, se desmontan muchas leyendas en torno a este fenómeno que a los 10 años ya componía sinfonías y una ópera a lods 12, actuaba en todas las cortes europeas, y siempre fue un incomprendido, hasta el punto de haber sido enterrado en una fosa común hasta donde sólo le acompañó su perro. . .

Gran parte de la historia negra de Mozart no es cierta. Desde los diez a los veinte años ganó casi más que Haydn en toda su carrera, y allí estaba su padre Leopoldo para contar. Las leyendas aseguran que en el año anterior a su muerte estuvo a punto de morir de hambre, cuando en realidad fue uno de sus mejores momentos financieros , con una entrada total de 100,000$.

El mito de Mozart empieza desde si niñez. Su padre lo convirtió en un niño amaestrado que iba de capital en capital como en une circo ambulante. La publicidad del padre se asemeja a la que se hace hoy: « Tocará un concierto para violín y orquesta, acompañará a un cuarteto en el clavecín cuyo teclado estará cubierto por un paño, reconocerá inmediatamente todas las notas que se le toquen a distancia y terminará improvisando el tiempo que ustedes quieran en la melodía que le digan y en la clave que se les antoje… »

En el verano de 1763, Leopold iniciaron una tournée por todas las salas de concierto de Europe.. Desde entonces, y hasta los quince años, el pequeño Wolfgang estuvo la mitad de su tiempo en gira, y se calcula que cuatro de los treinta y cinco años que vivió se los pasó en carrozas, sin que por ello dejara de componer: su memoria fenomenal le permitía montarse mentalmente una sinfonía o un concierto y sólo le quedaba dictarla a los copistas al final del trayecto.

Un ejemplo de esta facultad es la obertura de Don Govanni, que cogitó durante una partida de billar y dictó a sus discípulos horas antes de su estreno. Sin embargo, el genio admitó que « algunas notas se cayeron de la mesa », pero nadie se dió cuenta. Y eso lo sé muy bien, pues todo el mundo se creía que tocaba maravillosamente la Sonata Fácil.

 Ramón Chao. Konciencia Social, 04.01.2006

  ¡Comparte RadioChango!

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: