Skip to content

París: 12, Plaza Vendôme (I). Federico Chopin (1810-1849).

13 noviembre, 2011
tags:

Chopin abandonó Polonia después de la invasión rusa. Irritado con Francia por su falta de ayuda a los independentistas polacos, eligió el exilio en Inglaterra.

En el pasaporte que le dieron en Viena constaba « de paso por Francia », lo cual confirma que no pensaba quedarse aquí; sin embargo, en la escala parisina descubrió la capital de la música y le dió el flechazo: “Esta ciudad es de las más bellas del mundo – escribe a Titus,  su amigo de infancia– ; colma todas mis esperanzas “.

Se instala en una modesta dependencia del Hôtel Baudard de Saint-James, que hoy alberga la joyería Chaumet, en el primer piso del número 12 de la plaza Vendôme.

Cuando la caída y el saco de Varsovia en otoño de 1831, Chopin vivía en el 27 del bulevar Poissonnière. Se dice que al enterarse de la tragedia se lanzó al piano e improvisó el Estudio revolucionario que tanto nos ha hecho sufrir por las semicorcheas vertiginosas de la mano izquierda: diríase una estampida de muchedumbre. Y en la derecha, los acordes triunfantes de los invasores.

Pese a las instancias de su padre, Chopin se niega a respetar las reglas impuestas por Rusia y no solicita un pasaporte a la embajada de Moscú, prefiriendo el estatuto de emigrante sin papeles, como un subsahariano avant la lettre. Será pues un militante de la independencia polaca, refugiado político cortado de su patria. Con ese estatuto permanecerá dieciocho años en Francia, hasta su muerte.

Revolucionario de la técnica pianística, Chopin adaptó el instrumento a los tiempos del romanticismo. Hubo de crear nuevos timbres y sonoridades; su interpretación sólo fue igualada por su amigo Franz Liszt, que vivía en el 13 rue du Mail con la familia del fabricante de pianos Erard. El pianista rebelde se doblegó ante la tuberculosis en 1849.

Extracto de:  Guía del París rebelde, escrita por Ignacio Ramonet y Ramon Chao. Editorial Debate.

A lire : Guy de Pourtalès, Chopin ou le poète, Gallimard, 1946.

Marise Querlin, Chopin, Explication d’un mythe, Editions du Scorpion, 1962.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: