Skip to content

Régis Debray se convierte.

25 noviembre, 2011

Conozco a Debray y aprecio desde hace unos treinta años, exactamente desde el momento en que entró en la cárcel de Camiri. Antes ya lo había leído, y aquella su obra “Revolución en la revolución? “fue biblia y libro rojo para muchos de nosotros, aunque ahora con la distancia pensemos que los interrogantes eran premonitorios. Lo conocí, digo, desde que lo detuvieron en Bolivia.

Él había estado con Ernesto Guevara en las montañas – sin duda era el lazo entre el Che y Fidel – , y hubo quien culpó a Régis Debray de haber provocado la caída del guerrillero, cantando cuando lo sometieron a la tortura. Se basan estos maledicientes en ciertas frases del Diario del Che en el que se vierten ciertas consideraciones sobre el joven francés que ciertamente no son muy halagüeñas. Y los más viles decían que el francesito le sería más útil a la revolución muerto que vivo.

Mas hay que tener en cuenta la desorganización del movimiento guerrillero, el carácter despótico de Che Guevara y su imprudencia, que le llevó a una ratonera sin salida. En esto es menor, pero significativo, que a un francés y revolucionario como Debray le pusiera el nombre clandestino de Dantón. Más transparente no podía ser, y si lo quisiera ocultar le haría llamar Gómez o Rodríguez. En aquel entonces yo estaba muy ligado a los movimientos progresistas de América Latina, en lo cual no he cambiado mucho, de modo que pronto me enteré de la situación de Regis.

Aunque fuera reaccionario lo hubiera sabido igual, pues su madre, resistente contra el nazismo, burguesa de rompe y rasga y amiga del general de Gaulle, había lanzado una campaña para la liberación de su hijo. Yo escribí y hablé de su caso en los medios que tenía a mi alcance y Debray lo supo. Cuando vino a Francia quiso conocerme, y desde entonces somos amigos. Pero no se crean: seguía tomando sus precauciones. Cierta vez me contó García Márquez que Regis le había preguntado qué pensaba de mí. Gabo lo hizo con su generosidad proverbial. Así informado, Regis me pasó unas colaboraciones que mantenía con la revista española “Baazar.” Pasó el tiempo, con encuentros espaciados y cariñosa amistad.

Mitterrand lo nombró consejero de asuntos de América Latina. Me citó en el palacio del Elíseo, dónde tenía una oficina. “Te apoyo, Ramón – me dijo – para que te den el puesto de director de emisiones en español en Radio Francia Internacional.” Se lo agradecí, pero le contesté que ya, tras una negativa, había tenido que aceptar. Allí Estaba, Régis, con el presidente de Francia, padre de entonces. Tímido, introvertido y provocador, siempre buscó una autoridad masculina que completara el peso y la personalidad excesiva de su madre, con la que por otra parte le unían fuertes lazos. Primero fue Fidel, luego Ernesto Guevara; muerto éste se pegó a Salvador Allende; de él pasó a François Mitterrand ( todo rubricado con libros) y ahora, al final, se remite a Dios padre. Con él se ha convertido Max Gallo, otro escritor socialista y famoso, amigo también de quien hablaré otro día.

No es extraño que se den conversiones para gozar de una protección suprema, sobre todo al final de la vida. Así se hicieron católicos Max Jacob y Paul Claudel, entre otros, y a cualquiera le puede pasar. Llega una edad en la que se está encima de la montaña y se atisba el abismo del otro lado. Suben entones los miedos y las enseñanzas de la niñez. Si un fin he de tener, y lo tendré, tomaré mis precauciones, y aquí lo hago, como aquel personaje de Roger Martin du Gard , quien en su madurez tardía, pero aún clarividente, dejó constancia en su testamento de que siempre había sido ateo y librepensador; que no se tuviera en cuenta si en sus últimos momentos el pánico y la chochez lo retrotraían a los primeros años de su vida.

Ramón Chao. Konciencia Social. 03-11- 2002.

Radio Chango

One Comment leave one →
  1. Federico Iribarne permalink
    26 noviembre, 2011 11:35

    Sí, parece cierto: muchas personas deciden cobijarse tras una cruz y una estampita cuando avizoran el final del camino, como si el miedo al aproximarse de la incógita de la muerte los volviese indefensos, sin historia personal ni el más remoto recuerdo de la ideas que han esgrimido a lo largo de toda una vida. Pero es humano, ergo entendible.
    Da la impresión de que hay otra vejeces más terribles, otras formas de arrimarse al abismo de las que nadie puede sentirse orgulloso. Me han dicho que hay algunos que ya de viejos representan todo lo que han combatido durante décadas de juventud y madurez. Queda la duda latente de si se han pasado para el otro lado o siempre mantuvieron un doble discurso, un juego de esencia y apariencia con el único cometido de lograr algo de celebridad. Terminan entonces menospreciando a la gente, ninguneando a los que se les arriman humildemente y sentenciando desde lo alto, cual dioses paganos dando los últimos retoques a su obra. Esos casos sí son lamentables y sólo hay una forma de definirlos: son unos viejos de mierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: