Skip to content

Gallegos en el canal.

30 diciembre, 2011

La idea de perforar el istmo de Panamá data de principios del siglo XVI, cuando Carlos I pensó que se podrían acortar las rutas hacia y desde Ecuador y Perú. Las razones eran puramente mercantiles : los galeones que traían a España las inmensas riquezas de las colonias estaban obligados a seguir la ruta del estrecho de Magallanes y el cabo de Hornos, llenas de piratas y bucaneros.

Muerto Carlos I, los consejeros de Felipe II insisten en que se lleve a cabo una obra de tanta utilidad y prestigio para España. Pero el rey siempre fue reacio a ese plan, pues el hombre no debía modificar “aquello que existía por voluntad de Dios”.

Finalmente los colonizadores encontraron apoyos para abrir un camino a través del continente ; fueron necesarios muchos años de ardua labor y el sacrificio de miles de vidas humanas, sobre todo de indígenas, para construir esa larga ruta que seguía, poco más o menos, el trazado actual.

Entre 1904 y 1913 un total de 56,307 personas trabajaron en la construcción en la obra; de las cuales 11,873 eran de Europa; 31,071 de las Antillas; 11,000 de los Estados Unidos; y 69 no clasificados. Durante su construcción murieron unos 27.500 trabajadores, de un total de más de 80.000 empleados, victimas de accidentes de muy variada naturaleza, o por las terribles enfermedades ( malaria, fiebre amarilla, tifoidea, disenterías, tuberculosis, pulmonía…, etc), que se encargaron de diezmar la fuerza laboral.

De cualquier forma, el Gobernador de la Zona en ese entonces, Mr. Charles M.Magoon, opinaba que los chinos nunca sobrevivirían a tan pesado trabajo en las excavaciones, más allá de ahorrar el dinero suficiente para establecer un pequeño negocio ( víveres, restaurantes, lavanderías, hortalizas, etc), En cambio, según el un jefe de ingenieros de la zona, “en 1906, la eficacia de los gallegos no sólo es más del doble que la de los negros, sino que resisten mejor el clima”.

Los gallegos eran contratados en nuestra tierra por agentes norteamericanos. El cónsul honorario, señor Preciado “fomenta la emigración con cartas elogiando el buen clima y las condiciones de trabajo”. Les adelantaban el costo del pasaje solamente de ida, que debían rembolsar íntegramente con el salario de la primera quincena de cada mes.

Las condiciones de vida eran tan leoninas que en 1906 quedaban 40 gallegos de los 332 que habían llegado, tanto desde España como de Cuba. Sabemos que allí trabajaron los hermanos Rodríguez, Secundino y José, del pueblo de Coba. El primero sucumbió de malaria, y José regresó a Galicia, huyendo “de aquellos cenagales de muerte.”

Los gallegos iniciaron un movimiento de huelga, que no preocupó a la empresa. El diario El socialista recoge sus principales quejas : No les dan las tres comidas del día con carne prometida, no los alojan en hoteles, sino en tiendas de lona en descampado y sin mantas. Tienen médicos, hospital y medicinas, pero antes los llenan de quinina y los matan de hambre.

Tal era la realidad, que el Centro gallego de La Habana envía una comisión para indagar: sus componentes fueron comprados por las autoridades norteamericanas y regresaron a Cuba donde presentaron el campo de trabajo como un paraíso terrenal. Sin embargo, su informe cuenta que Daniel Pérez, de Ourense, José Gómez de Muros y Eulogio Rodríguez de Monforte estaban hospitalizados, éste último con una pierna sajada por un tren. La compañía lo recompensó con una prótesis de madera … y ¡ puso a una cocinera gallega en el hospital!

Ramón Chao. Kociencia Social13.12.2006.  ¡Visita Radio Chango!

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: