Skip to content

Frida Kahlo (1907-1954) y Diego Rivera (1886-1957). 26, Rue du Départ. París XV.

27 enero, 2012

Pasamos ahora al otro lado de la estación de Montparnasse para recordar que Diego Rivera vivió unos meses inolvidables para él en el 26 de la calle du Départ con la rusa Angélina Beloff, pintora rubia oxigenada de las que vuelven tarumbas a los latinos. Cabe añadir que al lado, en el 1 de la calle de la Grande Chaumière estaba Modigliani, con quien también trabó una amistad estrecha y placentera.

A Diego Rivera le cayó de las nubes en 1904 una beca para proseguir estudios en Europa. Gracias a ese maná, a partir de los 28 años pasa unos quince en España, Italia y sobre todo en París, donde descubre el cubismo analítico y se inscribe en la Sociedad de Artistas Independientes. Así puede exponer retratos cubistas, paisajes impresionistas, todo dentro de las corrientes del momento. Regresa a México para mostrar su producción parisina en la academia San Carlos.

Retorna a París en los « años locos » y vuelve al Círculo de los cubistas, en este mismo barrio de Montparnasse. Su nuevo estilo lo aparenta a Miró, Picasso y sobre todo  a Juan Gris. En ese ambiente conoce a las figuras relevantes del arte moderno : Pascin, Derain, Vlaminck, Othon Friesz y el que considera dios de los dioses, acompañado siempre de sus inseparables Max Jacob, Apollinaire y Picasso : Nunca creí en Dios – decía de aquella Rivera -, pero creo en Picasso. Sin embargo, esta adoración viró a las malas, tanto por rivalidades artísticas como por sus mutuas y a veces coincidentes tendencias donjuanescas. Sin Dios ni malagueño, el mexicano alcanza la gloria en 1939, cuando acoge a su mujer Frida Khalo, venida a Paris para exponer sus obras en la galería Renou & Colle. Frida entabla amitad con numerosos pintores surrealistas, Elsa Schiaparelli crea el vestido «Madame Rivera» y la revista Vogue publica en portada – el no va más – una foto de Diego y su esposa. Su ansia de saber, sus pasiones exacerbadas, su entusiasmo generoso y su ironía mordaz, resultan tan abigarrados como sus lienzos : « ! Estoy asqueada de todos estos podridos europeos !», escribió en París la que sería amante de Trotsky. « ! Estas puñeteras democracias no valen una perra! » Alojada en casa de André Breton, la emprende contra su protector : « ! Esta casa es una pocilga, llena de chinches y pulgas; su mujer no se lava nunca, y la cocina es una cuadra !

Al regresar a México, Frida se instala en casa de su padre y se separa de Diego.

A su muerte, Diego manda precintar todo lo que supusiera reliquia o escándalo en los dos baños, dando orden a su nueva compañera de no abrirlos hasta quince años después de que él muriera. Por precaución, la dama solicitó que el embargo permaneciese hasta después de su propia muerte… De modo que hubo que esperar a 2004, medio siglo después de la desaparición de Frida Kahlo, para descubrir un fabuloso batiborrillo de objetos personales: Vajillas, joyas, 168 vestidos, 36 cuadernos de esbozos, cientos de dibujos, libros anotados miles de fotografías y más de veinte mil documentos. Las cartas revelan un nuevo retrato de la que fue la encarnación de la mitología mexicana. Las últimas palabras garrapateadas en el diario son dolorosas y explícitas: « Espero con ansia el momento de partir, con la esperanza de nunca más volver.  Frida. »

En cuanto a Diego Rivera, descubrirá sus propias raíces en el México todavía conmocionado por la Revolución de 1911.

Alejo Carpentier nos contó la visita que le hiciera en 1926: « En aquel México donde aún se observaban huellas de la revolución ; donde las metrallas de la « decena sangrienta » habían dejado rastros en las paredes ; donde no había un alma en las calles a las diez de la noche, polvorienta, sucia y lastimada, pasé noches y noches charlando con él ; ví su obra creciendo por las paredes en « los muros conquistados a la burguesía ». Y creció en mí una tremenda duda – decía Rivera – ; yo acababa de ser iniciado en las maneras de pintar de un Juan Gris, de un Picasso, en el cubismo. Una pintura que iba cada vez más hacia lo abstracto, y de repente me encontré con un tipo de pintura profundamente afincado en lo real circundante, en la circunstancia y en lo vivo. »

Vivía en una casa colonial, prosigue Carpentier, de puertas claveteadas y con anchas escaleras de madera. Todo era genuinamente mexicano : esteras, muebles fabricados y pintados por indios, sarapes de Texcoco con dibujos geométricos y otros, tricolores, de Oaxaca. Una mañana observé que llevaba una pistola colgada del cinturón.
« ?Por qué pinta usted con esa pistola en el cinto? », le pregunté.
« ! Para orientar a la crítica! »

En México encuentra temas y causas para sintetizar una verdadera pintura sudamericana. Con su compatriota Siqueiros emprende la ímproba tarea de elaborar « un arte monumental y heroico, siguiendo el ejemplo legado por las grandes tradiciones prehispánicas de América».

Consultar :

J-M Clézio Diego et Frida. Stock, « Échanges », Paris, 1993.

Frida Kahlo de Rauda Jamis, éditions Babel, 1995.

Le journal de Frida Kahlo, préfacé par Carlos Fuentes, aux éditions du Chêne, 1995

Diego de Jean-Marie, 1993, Folio : sur la relation tourmentée des deux amants

Le film Frida, avec Salma Hayek dans le rôle de Frida Kahlo et Alfred Molina dans le rôle de Diego Rivera, est inspiré par le livre de Hayden Herrera

One Comment leave one →
  1. 10 febrero, 2012 17:27

    Hace poco termine de leer el libro de Frida por Rauda Jamis, es muy interesante aunque me parece que hay que seguir buceando en la vida intensa de estos artistas militantes atesorados. Gracias por el post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: