Skip to content

Entrevista con Ignacio Ramonet: la explosión del periodismo.

1 febrero, 2012

Director de Le Monde diplomatique en español, teórico del altermundialismo, autor de varios best sellers sobre temas de comunicación como La Tiranía de la comunicación, Propagandas silenciosas y La Golosina visual, creador de ATTAC y promotor del Foro Social Mundial, Ignacio Ramonet es también presidente de la Asociación Mémoire des luttes y de la organización internacional Media Watch Global. Acaba de publicar en Francia su nuevo ensayo que la editorial madrileña Capital Intelectual presenta en la Feria del Libro de Madrid.

Bien documentado y argumentado, “La Explosión del periodismo.” plantea los problemas que afectan a la prensa escrita, presa de un alocamiento, víctima a la vez de una crisis de confianza y de un modelo económico vetusto. ¿No es así?

-En efecto; describo el panorama actual de una prensa sin brújula y atolondrada tras la desintegración de su ecosistema tradicional, acosado por los impactos sucesivos de la revolución digital y del desarrollo vertiginoso de las redes sociales como Facebook o Twitter. En la nueva “sociedad-red”, cada ciudadano tiene la posibilidad de erigirse en periodista, apropiándose de los dispositivos que la revolución de la Web pone a su alcance. Internet, los blogs, Twitter o Facebook, ofrecen un nuevo campo de comunicación excepcional. Transforman el campo de la comunicación como ningún otro medio lo hizo hasta ahora desde la invención de la imprenta en 1440 por Gutenberg. Esto tiene repercusiones en la información claro, pero también en el conocimiento, la cultura, el comercio, el ocio y evidentemente en la política. Los usuarios disponen ahora del poder de comunicarse entre sí con sonidos, textos, fotos, videos; pueden añadirlos a la información existente, divulgarlos, fundirlos con otros documentos y subirlos a la Red donde otros los verán, integrándose así al nuevo movimiento circular de la información.”

El periodismo y las empresas editoriales se encuentran en una encrucijada. Analizando la situación en Francia y en Estados Unidos, Ignacio Ramonet nos convence del peligro que les amenaza, debido a la fragmentación de los lectores, la falta de credibilidad de los medios, las dificultades económicas, la gratuidad de la información, la abundancia de sitios web, la proliferación de blogs y la expansión de las redes sociales. En casi todos los países, los periódicos cuentan cada vez más con “ayudas oficiales a la prensa ” que los artificialmente mantiene a flote en “una creciente y malsana dependencia del Estado “ subraya Ignacio. Y añade que, antes, los periódicos vendían información a los lectores; ahora lo que hacen es vender consumidores a los anunciantes. “Cuando el sitio Slate del grupo del Washington Post -ejemplariza Ignacio- comenta un libro o un DVD, añade un enlace que reenvía al lector al sitio de venta Amazon.com. Y por cada venta, Slate se embolsa el 6% del precio del artículo. En consecuencia, “lo que determina ahora la rentabilidad de una información no es su veracidad, ni su credibilidad, sino el número de veces que un internauta hace click en la banderita de publicidad”.

– Después de leer tu libro, y de la decisión del multimillonario ruso Alejandro Pugachev de deshacerse del diario popular francés France Soir al cabo de dos años de adquirirlo, con el que pierde unos tres millones de euros al mes, cabe preguntarse si es oportuno que salga en España un nuevo diario nacional. ¿Te parece política y económicamente oportuno a tí, que en este libro multiplicas ejemplos de publicaciones que desaparecen y de periodistas despedidos?

El inventario que establezco en el libro del panorama mediático reinante desanimaría a cualquiera. Recuerdo que: “entre 2003 y 2008, la difusión mundial de los diarios de pago cayó un 7,9 % en Europa y un 10,6 % en América del norte.” Solamente en Estados Unidos desaparecieron ciento veinte periódicos, con la pérdida de unos 25.000 empleos. Actualmente, en el mundo, la difusión de la prensa escrita cae un 10% al año. Al igual que, por ejemplo, el Christian Science Monitor, numerosos órganos ha sacrificado sus ediciones impresas. El Financial Times, uno de los adalides del capitalismo liberal, paga a sus redactores solamente tres días por semana. Y cuando los sitios web solicitan una cuota para acceder a él, el número de visitas se hunde (en el Times de Londres pasaron de veintidós millones a doscientas mil…) Notemos que si el sitio web de un periódico es gratuito (por el momento), es gracias a que lo financia la edición de papel.

Algunas publicaciones han exagerado todavía más en la captación de consumidores. Con The Upshot, por ejemplo, Yahoo ha creado un sitio de informaciones cuyos temas no los determinan los periodistas, sino las estadísticas realizadas entre los internautas.

Por otra parte, la masificación planetaria del periodismo a tiempo parcial hace que las informaciones que se hallamos en la Red son a menudo poco fiables, lo cual provoca en el ciudadano un “sentimiento de inseguridad informativa».

-Así que el tránsito de la era de los medios de masa al de la masa de los medios será largo y difícil.

 -Se ha de pasar por un periodo de selección de tipo darwiniano, muchas especies de periódicos no se adaptarán al nuevo ecosistema y se extinguirán. Otros, en versión papel o digital, lucharán contra las tendencias mediáticas actuales (urgencia, brevedad, simplicidad, frivolidad, espectacularidad, inmediatez, superficialidad) y sobrevivirán. Algunos hasta se afianzarán.

Por eso preciso establecer referencias prácticas y delimitar cotos teóricos. Los que hoy rigen se han atascado; tras siglo y medio de dominio mediático inspirado en la era industrial han quedado obsoletos. La exigencia de velocidad, de tiempo real y los imperativos del mercado hacen que las normas de la investigación se degraden rápido. Por ello se multiplican los errores y los riesgos de manipulaciones o de mixtificaciones. Ciertos géneros apreciados por la opinión pública, como el periodismo de investigación o los reportajes están ya en vías de desaparición. Cuestan demasiado caro, y las empresas mediáticas son cada vez menos rentables para poder financiar esos géneros periodísticos. Mientras tanto proliferan y se refuerzan los sitios web innovadores. Mejor adaptados al nuevo ecosistema, se atreven a competir – superándolos a veces -, con los medios tradicionales en decadencia. Además, si antes existían “medios-soles” en torno a los cuales gravitaba todo el sistema de la información, ahora han surgido lo que yo denomino “medios-partículas”. Me explico: cada individuo, con su ordenador o su teléfono inteligente (smartphone), puede difundir sus ideas, sus testimonios, sus creaciones. Antes estábamos ante una maniobra de predadores, reemplazada ahora por la estrategia del enjambre. Así digo porque funciona por aglutinación de pequeñas intervenciones individuales que juntas pueden formar un zumbido morrocotudo.

Los sitios comunitarios han conocido un  desarrollo exponencial: 175 millones de abonados a Twitter, 650 millones a Facebook. 400 millones se conectan cada mes con Wikipedia, y 970 millones con Google.

Contestando a tu pregunta, es obvio que en España se abre cada día más un espacio en la izquierda, donde nuevos movimientos y colectivos carecen de medios para darse a conocer y exponer sus problemas. Pienso en los ecologistas, los gays, los ateos, libre pensadores, pacifistas, anarquistas, federalistas y otros pacíficos activistas, ausentes de los medios dominantes “políticamente correctos”. Sin duda la permanencia de este periódico dependerá de la fidelidad esos colectivos. Y de sus colaboradores, que tendrán que hallar el tono adecuado para hablarles y reflejar sus preocupaciones.

 – Con el nuevo sistema abejero que preconizas puede llegarse a un « periodismo sin periodistas»

– Las redacciones, lugar de ebullición de ideas, siguen representando el alma de un periódico. Pero van desapareciendo. Los periodistas ya no necesitan reunirse en un lugar material preciso para componer un periódico. La prueba: la plantilla del Journal de Montréal, el diario más vendido en Québec, ha estado en huelga durante más de quince meses. Su propietario lo siguió publicando gracias a colaboradores espontáneos que proponían a precio de ganga sus artículos vía Internet, e incluso consiguió aumentar la tirada. Un “periódico sin periodistas” nos obliga a reflexionar. Da malas ideas a los magnates de prensa. Podrían deducir que sería más fácil suprimir las redacciones. Gran parte del contenido del Huffington Post, el sitio digital de información más exitoso del mundo, procede de colaboradores benévolos exteriores. Esta es la consecuencia de la desaparición del periodismo de investigación, el escatimo de medios económicos para encargar encuestas. Con ellas dispondríamos de una información libre e independiente, indispensable para el buen funcionamiento de la democracia.

-Sin pilotos, sin batuta, las publicaciones consagradas han de comprender que ya no son las únicas en manejar el tinglado. Los periodistas-ciudadanos les dan lecciones. Sitios como WikiLeaks ponen al descubierto sus fallos.

 -Una iniciativa como WikiLeaks no sería posible si existiese un verdadero periodismo de investigación. WikiLeaks no hizo sino suplir una carencia. Ahora bien, ha tenido la inteligencia de asociarse con grandes medios internacionales considerados -con razón o sin ella- como rigurosos, apelando a la experiencia de sus periodistas para contextualizar, verificar y desmenuzar los telegramas “fugados”. De ese modo, WikiLeaks aceptó que existen “periódicos de referencia”.

Ignacio Ramonetse explaya largamente sobre el fenómeno WikiLeaks.

-Después de observar la muerte de la sociedad civil, Julian Assange descubrió la presencia de un gigantesco “Estado securitario”, inspirado por los “neocons” estadounidenses, así como el desastroso comportamiento de los medios internacionales durante la guerra de Irak. La filosofía de WikiLeaks profesa que, en democracia, todo secreto oficial termina por descubrirse. WikiLeaks cuenta con unos veinte colaboradores permanentes y unos ochocientos benévolos. Digan lo que digan la justicia británica o sueca, Paypal o Mastercard (que tratan de asfixiarlo económicamente), Assange no está solo y su acción es imparable. Con la divulgación de archivos sobre la corrupción en Túnez desempeñó un papel determinante en el estallido de la rebelión popular, incluso antes del suicidio del joven licenciado-parado Mahamed Buazizi. Dicho esto, la información vía Web no podrá provocar el final milagroso de la explotación humana, pues existe la famosa “brecha digital” y dos de cada tres habitantes del planeta carecen de acceso a la Red.

Utilizas la imagen de un Gulliver recién llegado a la isla de los Liliputienses, un periodista por el suelo, atado por miles de lazos invisibles. Está desbordado y sometido por la revolución numérica de los enanitos. ¿Qué puede hacer el pobre plumífero?

 -Veremos; es cierto que según una encuesta, en Francia, del CEVIPOV (Centro de investigaciones políticas) de enero de 2010, únicamente el 27% de las personas interrogadas confían en los medios de información. La prensa ha dejado de ejercer el “cuarto poder” que limitaba el abuso de los otros tres definidos por Burke. Es más, los grandes medios plantean un problema al liberalismo; han dejado de ampliar el campo democrático, pasando a restringirlo, incluso a substituirlo. En esta etapa de la mundialización se comportan como herramientas ideológicas o partidos políticos.

Creo que la primera razón del desapego de la gente hacia la prensa es la falta de credibilidad de ésta. Los ciudadanos recelan de unos medios pertenecientes a un puñado de oligarcas que ya controlan el poder económico, y a los que ven a menudo en connivencia con los poderes políticos. Este contubernio de los amos de prensa con los políticos y los grandes potentados se ve confirmada, por lo menos en Francia, por la endogamia política-mediática, en la cual periodistas influyentes y políticos con poder forman de facto y a veces en su vida privada una nobleza sui generis, sin verdaderos lazos con la sociedad capaces de echar por tierra el estatuto de cuarto poder de que gozaba el periodismo, que exige una independencia total.

Si miramos la situación de la prensa en general, observamos uno de los periódicos más influyentes del mundo, el New York Times, cuya audiencia digital ha sido, en 2008, diez veces mayor que en la versión impresa. Sin embargo, los réditos de la publicidad en la Web resultaron diez veces inferiores que en la edición de papel. Conclusión: para que la publicidad en la Web sea rentable, el número de lectores digitales ha de ser cien veces superior que a los de la edición de papel. Difícilmente alcanzable…

– Crees que ya es tarde para establecer un modelo économique y estructural de información capaz de adaptarse al « eco-sistema mediático»?

– Lo principal consiste en recuperar la confianza de los lectores; luego se plantea el problema del acceso a la información, gratuita o de pago, teniendo en cuenta que sólo un 19% de internautas están dispuestos a saltarse el “muro dispendioso”. Algunos proponen que cada publicación se concentre en sus

linea ditorial específica para diferenciarse de toda la prensa generalista que repite las mismas informaciones. Que se atrevan a ir a contra corriente de las normas dominantes de inmediatez y simplicidad, ahondando en el análisis y la reflexión. Sin olvidar que la misión primera de un diario es dar información. Hechos y datos verificados y garantizados ciertos.  El éxito actual y paradójico del semanario alemán Die Zeit se debe a este modo de proceder. Sin embargo, no hay que olvidar que, de todos los medios de prensa existentes, sólo sobrevivirán los que sepan afrontar el nuevo contexto creado por el entorno numérico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: