Skip to content

El Subcomandante Marcos: place de la Contrescarpe, París (V)

15 febrero, 2012

Nuestro paseo por París nos lleva a la Contrescarpe, uno de los barrios más típicos de París, donde vivió y estudió el subcomandante Marcos (1957…)

Se llega por la calle Lhomond, que a cien metros empalma con la de Pot de Fer. Aquí vivió su primera existencia el sub comandante Marcos, antes de convertirse en el guerrillero más célebre del mundo después de Che Guevara*. En esta vida previa, el jefe del Ejército zapatista de liberación nacional (EZLM) de Chiapas, en México, era estudiante y se llamaba Rafael Guillén. Su estancia en París tuvo una influencia determinante en su formación.

Marcos, Rafael, nació en Tampico el 19 de junio de 1957. Desde muy joven, y al igual que tantos latinoamericanos de su generación, creció condicionado por el asesinato de Che Guevara, el 8 de octubre 1967 en Bolivia, así como por la revuelta de Mayo un año después. No nos referimos únicamente a la parisina, sino también a la de los estudiantes mexicanos y las masacres de Tlatelolco (2 de octubre de 1968), diez días antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos en México el 12 octubre de dicho mes.

En otoño de 1977, después de aprobar el bachillerato en Tampico, y antes de su ingreso en la facultad de letras de la Universidad nacional autónoma de México (UNAM), Rafael Guillén decide efectuar sendas temporadas en Europa, en España y París. No era la primera vez que venía a esta ciudad ; ya lo había traído su padre en viajes de negocios.

Oficialmente, el futuro subcomandante se propone, esta segunda vez, perfeccionar el francés en la Alianza francesa; en realidad lo que desea, a sus veinte años, es impregnarse de la atmósfera intelectual candente y apasionada que persiste en París menos de diez meses después de Mayo de 1968. Recorre los lugares habitados por la Revolución francesa y por la Comuna, asiste a cursos de la Sorbona, de la Escuela Nornal de la calle de Ulm y a los del Colegio de Francia. Lee también con sumo interés a Louis Althusser, Michel Foucault, Nikos Poulantzas y Charles Bettelheim. Y según nos contó, concurría a menudo a las terrazas de los cafés de la calle Mouffetard y de la plaza Contrescarpe, donde en cierto modo dispuso su cuartel general.

Estos varios meses de lecturas, encuentros, discusiones y debates serán decisivos para su formación intelectual. Tanto más que el profesor Cesáreo Morales, su director de tesis en México, acababa de regresar de París, donde había estudiado con Louis Althusser y de quien se consideraba discípulo. Como Alberto Híjar, profesor de estética, el primero que en México difundió las ideas de Althusser. O el economista Adolfo Orive, alumno de Charles Bettelheim, quien en Mayo del 68 se hallaba en París y había participado en la revuelta, hasta el punto de intentar crear a su vuelta un grupo guerrillero maoísta en Chiapas.

Todavía hoy no es raro descubrir trazas de esta influencia en las declaraciones tan originales del subcomandante, bajo la forma de conceptos fundamentales de su pensamiento rebelde, tomados a Louis Althusser o a Michel Foucault.

Ver además en este blog: Marcos en París

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: