Skip to content

Aquella edad inolvidable, de Ramiro Pinilla

19 julio, 2012

 Aquella edad inolvidable, novela de Ramiro Pinilla. 232 páginas, ISBN:78-84-8383-402-2. Tusquets , 2012

Aquella edad es inolvidable para los que cargamos decenios de años a cuestas y albergamos la esperanza de que regresen mejorados.

Nos los cuenta Ramón Pinilla, escritor bilbaíno nacido en 1923 y con una larga lista de libros (Las ciegas hormigas, 1961, Verdes valles, colinas rojas 2004-2005),( Antonio B. el Ruso, ciudadano de tercera 2009)… y de premios tales el Euskadi, el Nacional de la Crítica, el Nacional de Narrativa y, en 1971, finalista del Planeta.

Esta novela ambientada en los años 40 trata de futbol; de cuando este negocio, hoy de multinacionales, era un deporte, y a los mejores jugadores les extendían talones de 750 pesetas mensuales lo que, ciertamente, en aquellos años del hambre era una millonada.

Años sin duda felices para los forofos bilbaínos, por el regreso de la Selección Euzkadi  que había recorrido el mundo con el afán de recabar dinero para la causa republicana.(I)

En 1946,  el albañil y aficionado al fútbol, Souto Menada alterna la paleta con entrenamientos en equipos modestos, hasta que un día lo contrata el gran Athletic por 2000 pesetas de ficha y 500 al mes. Así entra en la congregación futbolística, pues para él desde entonces la fe en el Athletic es “igual” que la religiosa. Lo resume el padre de Souto cuando le dice que “en este mundo hay que tener algo grande por encima de nuestras cabezas. Unos tienen a Dios y otros al Athletic”. Así se explica que los hinchas del Real Madrid soporten hoy las patochadas de Mourinho.

Souto se consagra en la final de la copa del Rey de 1943, ¡cuando no existía la monarquía! Juegan el Athletic contra el Madrid. Sustituye a Zarra, lesionado y consigue el gol de la victoria.  Conoce la gloria. Con esta novela, muy bien escrita y fácil de leer, Pinilla ha querido bucear en la pasión por el fútbol, y para hacerlo no ha vacilado en modificar la realidad histórica, porque Souto nunca ha existido y el gol de la victoria fue obra de Zarra.

Como aficionado y socio del club, Pinilla cree también que el fútbol “era y es” una gran válvula de escape. “Cuando hay crisis necesitamos agarrarnos a algo, algo que esté a salvo de las fluctuaciones de los mercados, y el Athletic  y el fútbol son dos sueños, y te agarras a ellos como te agarras a la creencia en Dios y en el más allá”.

Esta novela trata de las vueltas que da la vida. Souto Menaya ve truncada su carrera por una lesión que lo deja incapacitado para cualquier trabajo que no se realice sentado. La familia se va quedando sin ahorros, le consiguen un trabajo de colorista cromos; cuando un día ha de colorearse a sí mismo piensa que todo lo que hay alrededor del fútbol es una ilusión. Vive atormentado hasta que las cosas dan un giro y empieza a ver la vida de otra manera, gracias a una inesperada historia de amor.

Le Monde diplomatique, junio 2012.

One Comment leave one →
  1. Alter Ego permalink
    19 julio, 2012 10:15

    Y es precisamente porque genera pasiones y mueve multitudes que el fútbol ha sido elegido para lavar tanto dinero sucio y mal habido. Pero no siempre fue así. Lo del dinero, digo, porque pasiones generó siempre. En un pequeño país sudamericano de cuyo nombre no quiero acordarme, campeón del mundo en fútbol y quince veces de América, el golero de la selección campeona de 1950, Roque Gastón Máspoli, comió carne infectada de cisticercos en signo de protesta cuando perdió la titularidad en Peñarol. “Si no me dan el arco, no me opero” -decía, haciendo alusión a la solitaria que había crecido en sus intestinos, mientras su salud se quebrantaba un poco más cada día. Recién cuando tuvo la promesade que sería titular se dejó llevar al quirófano. Y en ese entonces, en la década del 40, los jugadores tenían un empleo, además del fútbol, para poder vivir. Fue el honor y la pasíon que lo llevaron a cometer semejante desvarío, no el dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: