Skip to content

El “boom” de Alejo Carpentier

23 noviembre, 2012

Allá por 1975 publiqué un libro de conversaciones con Alejo Carpentier. Creo pertinente recordar sus opiniones sobre el boom latinoamericano.

– ¿Tuvo usted trato con los escritores del boom? ¿Qué opinión tiene de ese movimiento?

– He podido concerlos en México, Argentina y en otros países, o leyendo sus libros de ensayo   que como jurado de la Casa de las Américas he tenido entre las manos, aunque todavia no se hayan difundido lo suficiente.

Creo que no hay que reducir la literatura latinoamericana al resultado de la difusión y traducción de obras de un puñado de escritores, en un momento dado, por distintas editoriales de Europa y América. Son valiosos esos escritores, sin duda alguna. Todos han contribuído a o lo que yo llamaría desprovincializar la literatura latinoamericana por su técnica, su temática y su enfoque de los problemas.

Así que no entro a enjuiciar la calidad de dichos escritores, pero me parece que la palabra boom es sumamente desafortunada en lo que se refiere a definir lo que pretende presentarse como un movimiento, y que no es tal, puesto que carece de articulación central. No tiene espinazo ni columna vertebral, sino es sencillamente el broto, en distintos lugares de América latina, de hombres de una generación oscilante entre los treinta y cinco y los sesenta y tantos años que han practicado la novela con ténica y temática modernas.

Pero bueno; vamos a admitir eso del boom, vamos a aceptar su existencia como grupo, como escuela.  Empiezo por recordar que eso que se llama el boom – y debo decir que estoy muy contento de que casi todos los que han hablado del boom me hayan dejado fuera de ese yacimiento de petróleo surgido repentinamente, que además no es el primer boom.
Se produjo el boom de la novela rusa, la norteamericana pero la comparación con la latinoamericana es falsa. En los boom anteriores (el ruso, el escandinavo, el de la novela soviética, cuando la Revista de Occidente empieza a publicar por los años veinticinco a Ivanov, Babel… se trataba de cosa hecha.

A mi juicio, la debilidad del llamado boom  latinoamericano es que parte, generalmente, de autores que han escrito una o dos novelas, cuatro a lo sumo. En el boom norteamericano no había más que traducir lo hecho y había cantidad de libros que darle al público.

Hoy demasiados escritores están trabajando para el boom y esto explica por qué en la producción de alguno de ello se observa un descenso vertical de la calidad.

Ojalá siga el boom, pero es muy peligroso producir para mantener el boom; más fácil es apuntalar que construir.

2 comentarios leave one →
  1. 23 noviembre, 2012 13:17

    Estimado Ramón, algo parecido, pero con un final de esperanza, dijo hace mucho tiempo Julio Cortázar. ( está el video en mi blog) Un saludo y seguimos en contacto

    • 30 noviembre, 2012 17:46

      Alejo y Julio no se llevaban uy bien, tal vez porque ambos tenian un acento francés muy pronunciado, pero si que estaban de acuerdo en cas todo, un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: