Skip to content

Las voces bajas, de Manuel Rivas.

21 diciembre, 2012

portada-voces-bajas_grandeLas voces bajas, novela de Manuel Rivas. Editorial Alfaguara, 2012. 208 Páginas17,50 euros.

En  Galicia todo el mundo oye y entiende voces misteriosas. Entre ellas las que Rivas llama “bajas”, de las mujeres que se relacionan desde sus lares con sus maridos en alta mar, de los muertos que dialogan con sus familiares, de los animales entre ellos… Hay que estar familiariazado con el secreto, haber leído “Memorias del sochantre” de Cunqueiro, cuentos de Anxel Fole o Rafael Dieste, o “Follas Novas” de Rosalía, para comprender que desde niños los gallegos discernimos las partes de real y de maravilloso que existen en la Galicia rural y marinera con sus creencias, supersticiones, leyendas y milagros susurrados durante la niñez.

Rivas jura y perjura que no se trata de un libro autobiográfico, pero el hecho es que en él aparecen miembros de su familia, en particular su hermana mayor María, anarquista demasiado pronto desaparecida. Por este relato (que no es autobiográfico, aceptemos), además de sus padres;- lechera ella, albañil y saxofonista él -, desfila un nutrido coro de personajes, al que se añaden mariposas,  lobos y otros  animales. A lo largo de los capítulos el autor recuerda o imagina sus vivencias, desde sus primeros años en el Monte Alto coruñés, hasta su llegada a Madrid para estudiar Periodismo.
En lo personal de Rivas, y de la mayoría de los gallegos, destaquemos que el origen del libro ha sido el miedo que le produjo su asistencia  a un desfile de Gigantes y Cabezudos al verse cara a cara con los Reyes Católicos, depredadores  de la Historia de Galicia.
Por eso, sepa quien leyera este libro u otros del mismo autor, que “no de trata de una memoria que se cuenta fielmente, sino que se imagina”. Este principio descriptivo de Rivas nos muestra la realidad con elementos fantásticos y fabulosos, no tanto para reconciliarlos como para exagerar su aparente contrariedad. El reto que esto supone para la noción común de la “realidad” lleva implícito un cuestionamiento de la “verdad” que a su vez puede socavar de manera deliberada el texto y las palabras, y en ocasiones la autoridad de la propia obra. En Rivas aceptamos hechos que escapan a lo estrictamente racional y se instalan en nuestro quehacer cotidiano, haciendo natural lo que para otras culturas sería sobrenatural o sencillamente inverosímil. El mayor elogio que podemos hacer a esta obra, es el reconocimiento de su capacidad para construir un espacio propio, un mundo mítico en el cual ocurre lo que hace de ella un lugar mágico en el que se funden lo vivido y lo soñado, lo real y lo maravilloso, como dijeron los escritores del “boom” latinoamericano después de leer a Cunqueiro, a Torrente y a otros gallegos.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: