Skip to content

Monseñor Jacques Gaillot. 30, calle Lhomond. París (V)

4 abril, 2013

jacques_Gaillot

Entramos en la calle Lhomond. En el 30 se encuentra la Congregación del Espíritu santo[1], en la que se alberga Jacques Gaillot desde el 12 de enero de 1995, día en que la jerarquía lo despojó de sus cargos episcopales.

Se podría tomar a este obispo por un ingenuo cuando le preguntó al abbé Pierre*: « -Usted es más indócil que yo; ¿entonces por qué no se meten con usted? A mí me es imposible dar un paso sin que me castiguen. ¿Por qué?» -«En primer lugar,  yo no soy obispo -contestó el abbé Pierre-. Luego, es que Dios me otorgó el sentido de las provocaciones calculadas». « –Yo utilizo a la prensa– se disculpó Gaillot-; para sacar a la Iglesia de su encierro y ponerla en un lugar honorable entre los componentes de la sociedad».

Ya vemos que Gaillot sabía muy bien lo que se traía entre manos. Y lo peor; era recidivista : Cuando en 1982 lo nombran obispo de Evreux, sermonea desde el púlpito en favor de una Iglesia «con rostro humano, tolerante, menos pusilánime y sin tabúes.» Visita y ayuda a los enfermos, a los delincuentes y deprimidos ; añadamos sus homilías en favor del pluralismo religioso, de los indocumentados, homosexuales (amados por Dios), del matrimonio sacerdotal, de la ordenación de mujeres, de la sexualidad «elemento vital de la relación humana». Eso sin olvidar sus  posiciones contra la bomba atómica, el tráfico de armas, la pena de muerte y «la política de los Estados que ayudan a gobiernos poco respectuosos de los derechos humanos». Comprenderemos que las pastorales de este prelado sobrepasaban la línea de su mandato oficial. Entonces Juan Pablo II, el papa de las televisiones, el gran viajero lo recrimina por… ¡su meditización y sus viajes fuera de su diócesis! Para destituirlo, la jerarquía se agarra a un libro en el cual Gaillot denuncia la política de inmigración. Como no acepta la sentencia, lo « transfieren» a la diócesis de Partenia, sepultada en las arenas del Sahara desde el siglo V. Tal decisión, casi poética a fuer de grotesca, denota el autoritarismo de una Iglesia cortada de la sociedad.

Exiliado en su diócesis virtual, crea la asociación Partenia 2000 y se instala con los “sin papeles” de la calle Dragon, de donde lo expulsan en junio del 2003. Refugiado en una habitación de esta residencia, el « obispo rojo » airea sus ideas por medio del sitio www.partenia.org, del Comité des sans-logis y otras organizaciones federadas que lo apoyan.

Para leer: Jacques Gaillot. Ce que je crois, Grasset/Desclée de Brouwer, 1996

Jacques Gaillot, Alice Gombault et Pierre de Locht, Pour un catéchisme de la liberté, Ramsay, 2003.

Jacques Gaillot, Elizabeth Coquart, Philippe Huet Ma liberté dans l’Eglise. Albin Michel, 1989

Sitio Internet (www.partenia.org)

[1]              La Congregación del Espíritu Santo se fundó en 1703. Durante tres siglos, sobre todo en África, ha trabajado en la creación de múltiples comunidades cristianas convertidas en iglesias de pleno derecho.

                 

One Comment leave one →
  1. Federico Iribarne permalink
    4 abril, 2013 17:35

    El muerto se asusta del degollado: que Juan Pablo II le reproche a un obispo su mediatización y sus viajes, tan luego él que tenía más horas de vuelo que Amstrong, muestra a las claras que cuando un prelado molesta con su compromiiso social la Iglesia lo frena con cualquier excusa, incluyendo la más ridícula. ¿Será por estar vigilando a Monseñor Gaillot que Juan Pablo II no vio tantos y tantos casos de pedofilia protagonizados por los representantes de la Iglesia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: