Skip to content

Peor que Franco.

19 abril, 2013

caceria

Por algo se empieza. Los biógrafos de Juan Carlos cuentan que su primer trofeo fue una liebre. Pero ya en 1949 mataría a un jabalí; a los once años,  dos menos de los que tiene su primer nieto, Felipe de Marichalar, ingresado al disparársele  en  un pie la escopeta nacional con la que estaba cazando.

Bien se sabe que un Jueves Santo, 29 de marzo de 1956, Juan Carlos había matado a su hermano Alfonsito, de catorce años de edad. Estaban jugando con una pistola del 22, según la versión familiar, al parecer regalada por el dictador Franco.  De la caza menor (¡es un decir!), el príncipe empezó a manejar el rifle en 1962, en la heredad de Palma (Portugal), finca de 200,000 hectáreas donde se entrenaba y divertía asesinando perdices, zorros y jabalíes.

Como jefe del Estado, el Rey ejercía su pasión favorita en las fincas con más solera cinegética del país y con los dirigentes más vistosos del mundo: Así, el presidente de los Estados Unidos, George Bush padre, compartió una jornada de caza con el Monarca en la finca «La Camacha», de Ciudad Real. Luego, Juan Carlos I siguió actuando en Safarilandia (Mozambique), en una gigantesca reserva de caza del tamaño de Euskadi, propiedad del barón alemán Werner von Alvensleben. Allí acudían entre otros el multimillonario griego Stavros Niarchos y el presidente francés Valéry Giscard d’Estaing.

Una fotografía de esas jornadas muestra a Juan Carlos rifle en mano y sonriente, con sus primeros trofeos: tres cabezas de búfalo cafre y los cuernos de un antílope sable, un gran kudú y otra especie de ungulado. A sus lados, dos nativos sostienen 2 colmillos.

Con la liberación de las colonias portuguesas desaparecen los cotos africanos, mas no la inclinación del monarca por la montería: según el periódico Romania Libera, en octubre del 2004 participó en Rumanía en una batida en la que murieron baleados un lobo y nueve osos pardos, entre ellos una osa gestante. Pese al revuelo que se armó en las prensas rumana y española, el mismo año, según el diario inglés The Guardian, el rey obtuvo permiso, previo pago de 7 mil euros para matar a un bisonte en el bosque polaco de Bialowieza, pese a estar estos cornudos en grave peligro de extinción.

Mientras el portavoz de la Casa del Rey anunciaba que estaban dispuestos a “ajustarse el cinturón” en sueldos de altos cargos y gastos de protocolo, el rey disfrutaba en un campamento de lujo.

Varias compañías ofrecen safaris de 12 días y licencia para cazar elefantes por unos 37.000 euros. Pero no sólo se pueden matar elefantes sino jirafas, leopardos, siempre a gusto del cliente. En Botsuana hay recintos cerrados en parques naturales donde se aloja esta clientela de elite

Cuenta también la revista Kommersant  del 19 de octubre de 2006 que Sergei Starostin, supervisor de caza de la región de Vologda, escribió una carta al gobernador de aquellas tierras, relatando las circunstancias de una cacería de osos en la que el rey de España había participado en  el agosto anterior. Afirmó que el plantígrado asesinado por el monarca era en realidad un manso animal llamado Mitrofán, procedente del zoológico de Novlenskoe. Le llevaran enjaulado hasta el lugar de caza y emborracharon con vodka mezclado con miel. Su Majestad no tuvo más que disparar a bocajarro. En 2006 volvió al África y mató a un pobre elefante; en época más reciente, a dos búfalos.

Todas estas actividades cinéticas las llevaba a cabo el Rey casi clandestinamente, pues no todos los miembros de su familia compartían sus esparcimientos. «No habléis muy alto de caza, que la Reina es ecologista», advertía el Rey a sus compinches; sobre todo el secreto era obligatorio después de que el monarca fuese nombrado presidente de WWF-Adena.

La «princesa alemana» Corinna zu Sayn-Wittgenstein organiza cacerías en África para aristócratas y millonarios con la empresa Boss & Company Sport Agency, una firma fundada hace doce años por uno de los mayores fabricantes de armas de caza del Reino Unido. Ofrece «los mejores disparos» y la satisfacción de cualquier deseo o necesidad de sus clientes.

El último viaje de don Juan Carlos -y compañía- pudo haber sido organizado por los banqueros Juan Rodríguez Inciarte y Javier Marín, quienes junto a otros inversores, adquirieron hace años los derechos de una finca de la finca «Bokamoso» – 60.000 hectáreas en Botsuana,

Uno de sus últimos cómplices ha sido Antonio Sánchez Mariño, quien acudió a  Telecinco para defender los regocijos reales:  “Cazar elefantes es una experiencia única y comporta un riesgo”. Este adinerado empresario y cazador aseguró que el rey “no se gasta un duro del erario público” en esta afición, cuando se dice que solo el último paseíllo por Botsuana costó 41.000 euros a los españoles. Y no crean ustedes, añadió, que la cosa no tiene sus riesgos: «No se puede hablar de matar. Matar es un acto repugnante y asqueroso. Es cazar y cazar es un arte. Uno tiene que poner sus conocimientos y habilidades frente al animal  que está en su medio y que tiene todas las cosas a su favor. No podemos mirarlo fríamente”.

¡Pobre monarca, cuánto habrá sufrido! Menos mal que su mentor y Caudillo le habrá contado algo que le fortaleció: en 1950 Franco se mostraba ansioso por disparar contra un venado particularmente hermoso que había perdido de vista. Trotó detrás de él y el animal desapareció en un lugar de difícil acceso. Franco fue llevado hasta allí «empujado, impulsado y elevado con gran dificultad». A punto de darle alcance, el infatigable cazador no pudo más y se sentó a dormitar. Cuando pasado un buen rato se despertó, el ciervo estaba ante sus narices, sujetado por siervos que lo habían ido a buscar. Franco cogió el rifle y disparó, también a bocajarro.

Fuentes : Paul Preston, “Franco, Caudillo de España”Grijalbo Mondadori 1994

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: