Skip to content

Aquí yacen dragones

8 diciembre, 2013

AranoaAquí yacen dragones es un libro compuesto por ciento trece piezas narrativas de temática y tamaño desiguales. Recoge pensamientos, reflexiones y experiencias de su autor, al tiempo que se asoma a los límites entre realidad y fantasía.

En tiempos antiguos, la leyenda “Hic sunt dracones“, advertía a los navegantes de los peligros que les acechaban. Lucio Anneo Floro afirma que tras recorrer la costa del Océano, Décimo Junio Bruto contempló cómo en Finisterre el sol se precipitaba en el mar y una llamarada salía de las aguas. En tiempos actuales, la frase latina se convirtió en metáfora: donde termina el saber empieza la imaginación. Lo que sirve a León de Aranoa para ofrecer, en fórmulas sugerentes con estilo sucinto y exquisito, pero sin perder de vista lo cotidiano, unos relatos nada convencionales.

Hasta ahora se tenía un cuento de Augusto Monterroso, premio Príncipe de Asturias en 2000, por el más breve de las letras hispanas : “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí” (44 caracteres). No es que el patrón  de la calidad literaria sea el metro, pero ya que se ha medido al admirable Monterroso por este rasante, no puedo dejar de señalar que algunas de la miscelánea que nos ofrece Aranoa baten récords del Guinness, como “Acuérdame de ti que yo te acordaré de mi” (40) o el muy conocido “Colorín colorado”, que el autor resume en 22 espacios: “Este cuento no ha empezado”. Son metáforas entre la prosa y la poesía, en las que el escepticismo arrastra una carga de originalidad lacónica reveladora de un carácter o de una época. Inspirados por eventos de la vida cotidiana, abarcan casi todos los terrenos, incluso didascálicos: “Era un orador experto, divertido, brillante, profundo,  cautivador, pero le sobraban adjetivos”.

Con razón teníamos a León de Aranoa por un excelente director de cine, creador de películas como BarrioLos lunes al sol o Princesas, ya suficiente para respetarle.  Y ahora nos sale con libros de gran calidad, como éste y el primero Contra la hipermetropía, publicado hace más de diez años. Otro habría dado su vida por realizada con esa doble obra. Él no; en un texto del libro recién citado nos revela: Dibujar es lo más parecido que he tenido siempre a  una vocación, lo que contestaba cuando me hacían la tan temida pregunta, aquello a que me quería dedicar cuando fuera mayor.

Pues venga; esperemos confiados su primera exposición.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: