Skip to content

Los cuerpos extraños, de Lorenzo Silva

7 octubre, 2014

cuerpos-extrañosComo las setas en otoño, en épocas caniculares proliferan los relatos de “fácil lectura”, que pueden ser policíacos, de sexo, playeros o todo junto. Los diarios rivalizan en ofertas de viejas ediciones a precios irrisorios, que sus compradores ocultan por no pasar por frívolos u obsesos. Y no tienen por qué ser ni una cosa ni la otra: el gran Onetti confesaba ser un ferviente de “policiales”, como él decía (Somerset Morgan de preferencia), y el igualmente inmenso Roland Barthes admitía que todas las noches se iba a la cama con una novela clásica (Flaubert, Balzac…) y otra del género negro. La primera alimentaba su cultura; la segunda le servía para actualizar la prosa, siempre que el modelo tuviese un “ritmo frenético y un lenguaje castizo y coloquial» como la primera página de “Los cuerpos extraños” de Lorenzo Silva.
El protagonista recibe una llamada telefónica de su jefe:
—Perdona por molestarte en domingo —se excusó la voz—. Espero no pillarte en demasiado mal momento. ¿Puedes hablar?
—Me pilla en Salamanca, mi comandante. Tratando de honrar a mi madre, como ordena el mandamiento. Es su cumpleaños y tenemos reunión familiar para celebrarlo. Pero sí, puedo hablar.
Rebollo dejó escapar un leve carraspeo.
—Felicítala de mi parte, y transmítele mis disculpas. Tenemos una emergencia, ya te lo imaginas. Alguien se ha cobrado una buena pieza y va a haber follón. Ha aparecido muerta una alcaldesa.
—Tenía que acabar pasando.
En «Los cuerpos extraños», Silva regresa por tercera vez con sus ayudantes Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro, insustituible pareja de “la unidad central” de la Guardia Civil de Madrid, que secundaban a este autor desde que en 1998 publicara El lejano país de los estanques. La especialidad de la pareja consistía en resolver delitos crapulosos. El superior de ambos, comandante Pereira, los pusiera a trabajar juntos seguro de formar un buen equipo. El lejano país es la primera entrega de trilogía sobre la corrupción en España, que prosiguió con «El alquimista impaciente» y culmina ahora con «Los cuerpos extraños ».
La pareja ha de indagar sobre el caso de una alcaldesa hallada ahogada en una playa del mediterráneo. Silva manifiesta que para escribir este suceso se inspiró en el asesinato de una alcaldesa de Polop (en el pre litoral de Alicante, a 30 kilómetros de Benidorm), que no alcanza los 4.000 habitantes censados y con un tercio de su población extranjera.
La trilogía de Silva desmonta las consecuencias nefastas del neoliberalismo, su marcha imparable con su cortejo de corrupciones, sobornos y connivencias con el crimen organizado, lo que amenaza con llevarnos a situaciones ya existentes en Italia, México, o en el Chicago de los años 30. Mucho nos costará evitarlo; pero poder, podemos.

One Comment leave one →
  1. emilio permalink
    17 octubre, 2014 14:27

    Buscando opiniones y comentarios sobre esta novela, he dado con tu blog. Y si me permites solo una pequeña corrección, no es una trilogía, son de momento 8 libros:

    1º) El lejano país de los estanques
    2º) El alquimista impaciente
    3º) La niebla y la doncella
    4º) Nadie vale mas que otro. Cuatro asuntos de Bevilacqua
    5º) La reina sin espejo
    6º) La estrategia del agua
    7º) La marca del meridiano
    8º) Los cuerpos extraños.

    Por lo demás, estupendo tu post. Un saludo
    Emil8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: