Skip to content

Antonio Rouco Varela, por José Manuel Vidal

2 febrero, 2015

RoucoEl teólogo José Manuel Vidal acaba de publicar una biografía “no autorizada” de nuestro paisano Antonio Rouco Varela. Empezaron a trabajar a cuatro manos en una biografía autorizada…hasta que Rouco rompió la baraja y la obra se convirtió en biografía no autorizada.

Sabemos que el vilalbés no soportaba el tono libre y hasta crítico que José Manuel Vidal llevaba, y éste, a su vez, se negó a censurarse. De la vida privada de Rouco, los vilalbeses estábamos al tango de todo lo que figura en esas páginas…y mucho más. Por ejemplo, yo que lo conozco y traté mucho desde la niñez, no ignoraba que el seminarista era tosco, brutal y testarudo. En el comedor familiar de nuestro Hotel Chao era, junto con Pardeiro, el que chistes más verdes y groseros contaba, el más brutal y violento con las bandas rivales, por lo que se avisaban: “!Cuidado, que viene el bronco Varela!”. Este carácter le dura hasta hoy. Su biógrafo dice que el cardenal “instauró un clima de miedo en la Iglesia católica española, un clima insano, paralizante, que no permitía aunar esfuerzos, que dividía y encerraba a cada cual en su gueto. Miedo que mantenía a los provinciales, a los superiores y a los propios obispos pendientes de un telefonazo y, por lo tanto, sin poder ser libres ni promover la sana libertad de los hijos de Dios entre sus curas, frailes, monjas y fieles. Como consecuencia, se extendió la autocensura y la niebla del miedo lo que recubría todo… Rouco y los suyos no querían teólogos secretarios de los obispos. Querían simples papagayos del magisterio. Y estaban decididos a acabar con todos los que no se plegasen a su santa voluntad”.

El biógrafo Vidal trata de buscarle disculpas en el “estreñimiento que Rouco ha sufrido desde siempre, de origen nervioso, desde que ya en Salamanca sus compañeros hacían risas de sus dificultades para evacuar, y cuando veían un servicio cerrado, decían: “Ya està Rouco en la labor”.

Juicio semejante emite quien fue su profesor en Mondoñedo, mi hermano Xosé Chao. Le dijo a Vidal que es “un hombre muy depresivo y muy estreñido, de salud muy precaria, lo cual afecta a la escasa seguridad que tiene en sí mismo, a pesar de aparentar todo lo contrario.

Pues aunque ya intuyéramos todo esto, recomendamos la lectura de esta biografía no autorizada que tantas sombras disipa.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: